CAMPAÑAS/“PLASTÍVOROS”/JUSTICIA ALIMENTARIA “Las consecuencias negativas de la invasión de plásticos son innumerables”

By
Updated: junio 29, 2021

Javier Guzmán está al frente de Justicia Alimentaria. Esta entidad, junto a Amigos de la Tierra, han lanzado la campaña “Plastívoros”, que se presentará en BioCultura BCN 2021. Entrevistamos a Guzmán sobre las consecuencias de la invasión de plásticos en la salud humana y en la salud ambiental. Un desastre…

-¿Qué es “Plastívoros”?
-Es una campaña que hemos lanzado conjuntamente Justicia Alimentaria y Amigos de la Tierra… que tiene como objetivo hacer llegar a la población la información sobre la cantidad de plásticos y microplásticos presentes en la tierra, así como la dependencia del actual sistema alimentario del plástico y de su impacto en el medio ambiente, nuestra propia salud… y que pretende además desenmascarar las falsas soluciones presentadas por los propios lobbys del plástico y del petróleo, proponiendo a su vez  políticas y regulaciones públicas para abordar un cambio de paradigma en los que tiene que ver con el uso de plástico, que fundamentalmente se resume en: necesitamos reducir drásticamente su consumo y desplastificar nuestra agricultura y alimentación.

CONCLUSIONES
-¿A qué conclusiones llega el informe?
-De manera resumida, todo el mundo ya conoce el impacto de los plásticos en nuestros oceános, pero lo que posiblemente no conocíamos tanto es que los microplásticos presentes en la tierra son mucho más numerosos que los acuáticos y, de hecho, la inmensa mayoría del plástico que encontramos en los sistemas acuáticos tiene su origen en una contaminación terrestre anterior. El informe señala que la contaminación microplástica en la tierra podría ser hasta 23 veces mayor que en el océano y apunta que, de hecho, aproximadamente el 80% de la contaminación por microplásticos en el océano proviene de la tierra. El sector que más consumo de plásticos presenta actualmente es el agroalimentario, un 25% del total. Es decir, uno de cada cuatro kg de plásticos usados en el Estado. Y otra cosa tampoco conocida es que todo parece indicar que la mayor puerta de entrada de microplásticos a los suelos agrarios se encuentra en el uso de los lodos de depuradora como fertilizante. La práctica totalidad de los microplásticos arrastrados por la actividad doméstica, industrial o agraria, acaban en los lodos de depuradora, y, de ahí, la inmensa mayoría son vertidos a los campos agrarios. A nivel estatal, esto corresponde a más de 17.000 toneladas anuales de microplásticos vertidos en nuestros suelos agrarios.  Estos plásticos suponen una amenaza enorme para la fertilidad de nuestros suelos, pero además también llegan a nosotros, que llegamos a ingerir una media de 5 gramos semanales de microplásticos, esto es el equivalente de una tarjeta de crédito.

“Si hablamos de la implantación de Sistema de Depósito, Devolución y Retorno, SDDR, son los países escandinavos los que tienen cifras de recuperación de entre el 80 y el 95%… Y en Alemania se ha alcanzado el 98.5% de éxito. Nosotros estamos muy lejos, demasiado lejos”

LAS CONSECUENCIAS PARA LA SALUD
-¿Cuáles son las peores consecuencias en la salud humana de la invasión de microplásticos?

-Los ecosistemas no son receptáculos cerrados, al contrario. Y tal cantidad de contaminación vertida en los suelos puede llegar a nosotros, literalmente, por tierra, mar y aire. Sabemos por la propia Agencia Europea de Seguridad Alimentaria que existen alimentos contaminados por microplásticos, pero no sólo eso, sino que el plástico utiliza una gran cantidad de aditivos, que le dota de su capacidad elástica, resistencia, etc. Existen más de 4.000, entre ellos la propia Agencia Europea EFSA indica que los principales aditivos plásticos. De entre todos los plasticidas, preocupan especialmente los llamados disruptores endocrinos. Los disruptores endocrinos, o contaminantes hormonales, son sustancias químicas muy variadas. Estas sustancias mimetizan las hormonas que nuestro cuerpo produce de forma natural, alterando el delicado equilibrio de nuestro sistema hormonal o endocrino (encargado de regular la estabilidad de nuestro organismo, su desarrollo, metabolismo y reproducción). Estas sustancias están asociadas a multitud de problemas en el desarrollo, la función reproductiva y sexual y los sistemas neurológicos e inmunológicos. A diferencia de otras sustancias tóxicas, los disruptores endocrinos pueden tener un impacto severo e irreversible incluso a pequeñas dosis. La presencia de estos contaminantes se ha vinculado a enfermedades que han aumentado en la última década, como cáncer de mama o próstata, infertilidad, pubertad prematura, obesidad, alergias o diabetes, entre otras muchas. Y no sólo eso, sino que además nos encontramos con el problema de partículas mucho más pequeñas, como son los nanoplásticos, los cuales son aún más desconocidos, apenas se ha desarrollado investigación y la que existe arroja conclusiones cuanto menos preocupantes. Debemos tener presente que, con esos tamaños, el material plástico interactúa directamente a nivel celular, por ejemplo, causando toxicidad a nivel de la membrana celular, lo cual puede interrumpir varios de los procesos esenciales para la homeostasisintracelular del organismo expuesto. En otras palabras, viendo el mecanismo de actuación de estas minúsculas partículas, la relación entre cáncer y nanoplásticos no está, en absoluto, descartada.

LAS CONSECUENCIAS PARA EL MEDIO AMBIENTE
-¿Y para el medio ambiente?
-Inmunerables… Primero, porque tenemos que recordar que el plástico es petróleo, y detrás de la producción y distribución hay una enorme cadena de impactos, por ejemplo destrucción y contaminación de acuíferos, emisión de sustancias sumamente tóxicas y contaminantes, además de la deforestación, el desplazamiento de la actividad agrícola. Pero no sólo medioambientales, también están detrás de frecuentes violaciones de derechos humanos,  violaciones de tipo directo están relacionadas con las propias condiciones laborales a las que con frecuencia se somete a las personas trabajadoras. Pero además los plásticos y micropásticos acaban en nuestro campos, pero antes han sido convertidos en residuos. A nivel global, se estima que se generan unos 6.300 millones de toneladas de residuos plásticos, de las cuales aproximadamente 4977 millones de toneladas se acumulan en vertederos y, sobre todo, en el medio ambiente. A nivel europeo, la Comisión Europea cifró para 2018 en 25,8 millones de toneladas los residuos de plástico generados, de los que menos del 30% se recogen para su reciclaje; pero, de esta cantidad, una parte significativa sale de la UE para ser tratada en terceros países. «Ser tratada en terceros países» es un eufemismo para referirse a la exportación de contaminantes que son vertidos con poco o ningún control ambiental o de salud humana. En el Estado español, el 80% de los envases terminan en vertederos, incinerados o lanzados al medio ambiente, y el nivel de recuperación que no reciclaje de envases de plásticos en el Estado español es del 25,4%, de los cuales se exporta la mayor parte.

LAS PROPUESTAS
-¿Cuáles son vuestras propuesta para evitar este despropósito?
-Sabemos con estos datos que las soluciones propuestas por la propias empresas contaminadoras, como es el círculo del reciclaje como solución única, no funciona, es una fake. Necesitamos ir a políticas dirigidas a la reducción de uso de plásticos y, sobre todo, que sean las empresas las que se hagan cargo de sus residuos, y no transferir a cada uno de nosotros su responsabilidad. Por ello es urgente que la actual ley de residuos que se está tramitando incluya medidas para reducir de forma drástica la cantidad y toxicidad de los plásticos que se ponen en el mercado, incluyendo la prohibición del uso de substancias potencialmente nocivas en la fabricación de plásticos. Establecer objetivos vinculantes de reducción de plásticos en todos los sectores, en concreto en la agricultura, con medidas de apoyo para que el sector agrario realice esta transición. Establecer objetivos de reutilización ambiciosos, por ejemplo un 70% en envases de bebidas para 2030, y apostar por sistemas eficientes para lograr estos objetivos tales como el sistema de Depósito, Devolución y Retorno de Envases. No continuar con la expansión de falsas soluciones como el uso de bioplásticos de usar y tirar, pues son incluso más contaminantes ya que su degradación se realiza en partículas más pequeñas y peligrosas. Es urgente actualizar la normativa vigente sobre usos de lodos de depuradora para evitar la contaminación de los ecosistemas por microplásticos vehiculados a través de estos. Por último es urgente poner en marcha los estudios y análisis necesarios para determinar el grado actual de contaminación microplástica de los ecosistemas terrestres, así como sus posibles efectos negativos.

OTROS PAÍSES
-¿Qué otros países de nuestro entorno nos llevan ventaja en este asunto?
-Si hablamos por ejemplo de la implantación de Sistema de Depósito, Devolución y Retorno, SDDR, son los países escandinavos los que tienen cifras de recuperación de entre el 80 y el 95%… Y en Alemania se ha alcanzado el 98.5% de éxito. Nosotros estamos muy lejos, demasiado lejos.